viernes, 20 de julio de 2018

Hoy es noche de campanas.


Oración primera. el sol bendeciendo las aguas. 
Pintura presentada al concurso AXA, en Burgos, el 7 de julio de 2018.

Hoy es noche de campanas.
El campanero se inunda de creciente luna.
La luna heraldo con su luz le besa.
El campanar grande rasga el velo de noche y silencio.
Sobre el viento cabalga la voz del bronce eterno.
El tañido como llamada, los repicares como lamento.
El polvo plata de luna viaja por los cielos.
Despertados los Arcángeles del olvido.
Que guardan al atardecer el horizonte cerrando sus alas.
La ciudad se borra, solo quedando campanarios.
Y entre sonar y sonar mil silencios que alaban los vacíos cielos.
Hoy es noche de campanas.

(Agustín Merino)

Cuando llegue a mis ojos el mirar cansado.
La falta del mirar inquieto.
Cuando llegue el mirar derrotado.
Dejarles cerrar es todo lo que les pido.
Cuando la vida deje de golpearme cada mañana.
Y cesen las estrellas de pedirme que no deje de acunar lunas.
Es momento de no hacer ruido, para no despertar  los cerrados ojos, que de eternidad nos visten.
Es ahora que aún tengo la inmortalidad de la avariciosa palabra
Cuando te digo quiero seguir, mientras mis ojos sigan sedientos.

Campanero sigue en tu oficio y haz un canto de tu tañido y no un lúgubre esperpento de la vida, no vida.

(Agustín Merino)



domingo, 24 de junio de 2018

Heridas de aquel árbol





¡Así está ahora!


Muestra su herida.

sábado, 23 de junio de 2018

La luna heraldo, sobre el respirar del espíritu del fuego.


Creciente 

Al conjuro de luna en la noche más corta.

La luna heraldo, sobre el respirar del espíritu del fuego.

Los recuerdos y sus vilezas arden.
El aroma de la oscuridad te embriaga naciendo las rojas rosas del fuego.
Efimeras se alzan danzando bajo la música del aire que exhalan.
Al hechizo de luna y bendita ponzoña de las rosas del fuego.
En la boca nace un nombre que camina hacia tus adentros.
La hoguera es fuera el fuego interno.

Noche de San Juan

(Agustín Merino, pinturas y poema de guasap)

Decreciente o menguante

domingo, 29 de abril de 2018

Y empezó el viaje de su vida hacia atrás



Un día desde el corazón, mi padre quiso volver sobre un tiempo en el que la dureza de la vida en la España que le tocó vivir no le permitió disfrutar. 

Y empezó el viaje de su vida hacia atrás y le llevó al Burgos que fue y, cómo no, quiso saber más y más allá de sus vivencias e indagó e investigó en diferentes archivos y, una vez destilado en el alambique de unos ojos desgastados, cada gota producida se publicó en el Diario de Burgos.

Cuando las gotas desbordaron las recogió en un cuenco al que llamó libro. Y tal vez su niñez pérdida regresó, e hizo tomar prestada de Verne la mágica cifra de 24.000, "24.000 días en Burgos" .

Instrucciones de uso:

Tómese el cuenco, con ambas manos, en señal de amor y respeto.

Bébase a sorbos, en ese dulzor tibio del pasado.

Si sigue las indicaciones, será arrebatado por la magia y se sumergirá en él y puede que hasta logre reconocerse en alguna de las vetusta fotos que le ilustran.

Decídase y sentirá la ponzoña de unos tiempos pretéritos que nos hacen sonreír, pero que en ningún caso, por más amor que rezumen de las manos del, autor, han sido mejores.

(Agustín Merino hijo)



Plenilunio de la noche más sedienta.


La noche

Confidente, espía amante,
en oscuras sábanas de seda.
Sonidos de suaves susurros.
La vida se dibuja en lunas,
respiradas por los amantes 
que en sus ceremoniales se inician.
Las runas de los arcanos dioses labradas sobre la piel.
Salmodias y letanías hechas olas que rompen en espumas.
Cada noche es un milagro que en plata se licua.
Bocas redondas abarcando senos de luz.
Mientras sus pupilas crecen al cielo
llamando a la tormenta
Abriendo las torrenteras de sedientas aguas.
Plenilunio de la noche más sedienta.
(Agustín Merino)

viernes, 23 de marzo de 2018

Violetas: "Ella se entristece si la toco yo"






Ya ve, Sor Austringiliana, las primeras violetas. 

Las estuve buscando donde siempre. 

La flor humilde que me decían mis maestras. 

La que se esconde. 

La flor tímida.

"Ella se entristece si la toco yo." 

Las canciones ñoñas del colegio.

¿Por qué nos enseñaban esas tonterías?

¡Qué hermosa la violeta! 

¿Humilde? 

Se protege, lo más natural. 

Pequeña y guapa.


viernes, 9 de marzo de 2018

Aitana, niña Aitana.


Para mi sobrina nieta Aitana que hoy cumple diez años:


"Aitana, niña Aitana
fuera yo quien moviera
para ti eternamente
las auras más dichosas
quien peinara más luces
y alisara más rosas
en tus pequeñas alas
de brisa mensajera."


Rafael Alberti



Con cariño de tu tía grande María Ángeles