sábado, 27 de agosto de 2016

Soñar

Agustín Merino

Sor Austringiliana me dice que hay que soñar siempre. Como dicen estos versos:

Soñar hasta el último segundo de nuestra existencia.
Soñar y ser estrella.
Besar al futuro en la boca.
Desear y ser luna.
Soñar y nunca perder las ganas.
Ganas de apurar de un trago el destilado licor del tiempo.
Vivir,
Dime cuánto has soñado.
Te diré cuánto has vivido.
Cuánta magia tus ojos ha derramado,
como sementera de mágica esperanza.
Cuánto de luna blanca te ha bañado.
Cómo de notas las infinitas noches 
de respirares has rasgado.
Soñar, besarte en la boca y caminar.
Por las angostas piedras
que jalonan mi río.
Remontar hasta el manantial de plata helada.
Donde cantan las palabras
y sólo las más bellas se tornan melodía.
Vivir.
Al rojo alba, vestirte de boca.
Sedienta de partir el cielo
en dos hemisferios perfectos.
En el mar que navego,
en la luna que me arropa,
en el mar que me acuna.
Vivir.
En la infinita cuna 
que se expande
haciéndome noche.
Sentir.
Tantos mares han navegado mis ojos.
Tantas islas orladas de encajes
de olas blancas.
Todos los azules con sus túnicas
me han vestido,
las estrellas tatuaron mi garganta.
Para hacer de mi voz alma.
Boca que vida reclama.
 Boca que busca tu boca.
Tu boca de agua.
Tu boca de mar.
Mi boca llama.

(Agustín Merino)

martes, 9 de agosto de 2016

Sed

Agustín Merino

Desde un rincón muy cercano a su ciprés, me llegan, Sor Austringiliana, unas palabras que hablan de agua y de amor.

Sed

Nuestra quietud de cielo y luz.
Mecidos en cuna de no silencios.
Contenidos respirares profundos.
Luz que derramamos y se derrama.
El sol quieto en tus caderas,
de infinita húmeda sombra.
Esplendor en la no distancia, 
entre tu cuerpo y el mío.
En mí te desbordas,
rompiendo abismos y silencios.
Vuelvo en ti a ser agua,
cubriendo tu cuerpo de cielo,
abriendo tu boca de agua,
sed de mi pecho sediento.

(Agustín Merino)

jueves, 24 de marzo de 2016

Luces, música, cantos y una urna vacía. ¿Y ese libro?






Esta tarde he estado en la Catedral.

Luces, música, cantos y una urna vacía.

Jueves Santo.

El Arcediano Fernández de Villegas con su eterno libro.




¿Y el otro libro?

Andarás perdido por el mundo de Óscar Esquivias.


lunes, 28 de diciembre de 2015

"Aquí todos conservamos la inocencia bautismal"

Pila de la desaparecida iglesia de San Martín, situada dentro del recinto amurallado de la ciudad de Burgos.

"... No parece sino que tiene uno pecados: ¿eh, señor abad? ¿Qué dice usted a esto? ¿Verdad que ni uno?

-Ya se sabe, ya se sabe -masculló el abad en voz bronca...Aquí todos conservamos la inocencia bautismal. "
Le cuento Sor Austringiliana:
Esta mañana, recordaba esas palabras de “Los Pazos de Ulloa” de Emilia Pardo Bazánjunto a la pila bautismal de la desaparecida iglesia de San Martín de Burgos. Es una pila románica. Varada en mitad del paseo de la Isla, lleva siglos sin cumplir con su misión sacramental y  no recibe más agua que la de la lluvia. El sol del invierno avivaba el verdín que la cubre e hice la foto. 

Mascullar: Hablar entredientes, o pronunciar mal las palabras, hasta el punto de que con dificultad puedan entenderse. 

“Ya se sabe, ya se sabe”. El abad masculla lo que ha de mascullar. 
 “La risa despótica del marqués”. 
"¡País de lobos!"
Vuelvo a casa por la calle Barrantes y encuentro abierta la verja  de las Salesas. Entro, en la iglesia hay bastante gente, al fondo se sienta un niño vestido de obispo. ¡El Obispillo!  Alguien habla de los inocentes que mató Herodes. 
Obispillo elegido entre los niños de la "Escolanía Pueri Cantores"

Sor Austringiliana me recuerda que hoy es el día de los Santos Inocentes. Y que nadie hay tan puro que conserve la inocencia bautismal.  

domingo, 20 de diciembre de 2015

De bibliotecas, multiplicaciones y votos.



Le cuento, Sor Austringiliana:

He ido a mi colegio, el de mi infancia, a votar. 

Entro por el patio y leo en los cristales de las ventanas: 

"Siempre imaginé que el Paraíso sería una biblioteca"

¡Me gusta! 

 Paso por delante de aquella escalera que subí tantas veces, con mi bata blanca y mi chalina azul. ¿Qué es eso que han puesto en las escaleras? ¡La tabla de multiplicar del 2! Una didáctica idea.

En la mesa están las papeletas, elijo la papeleta blanca y marco con bolígrafo las tres cruces en la de color sepia. 

Antes de ir a la urna, miro otra vez la escalera. ¿Qué hay que multiplicar?

Entro con mi carnet de identidad y los dos sobres cerrados. 


Deseo que se multiplique el trabajo, la educación, la sanidad, la cultura, los servicios sociales...

¡Y bibliotecas, claro!

Quiero  que se multipliquen, pero sólo por cero: la corrupción, el paro, el derroche, los recortes, los deshaucios, la desprotección del débil, la incultura...

Me voy. En el patio, aquel de mis recreos, me parece oír una canción de corro. 

Hasta la próxima.

Gracias Sor Austringiliana, por escucharme. 


lunes, 14 de diciembre de 2015

Las manos de los canteros



Las manos de los canteros atrapan el sol, 
para protegerse del frío aliento, 
orfebres de piedra y cielo.

Martillos que a Dios reclaman silencio.

(Agustín Merino)


¿Le gusta la foto y el texto, Sor Austringiliana?

Son de mi hermano Agustín y se los han publicado en "El tiempo":

http://www.eltiempo.es/fotos/en-provincia-burgos/las-manos-de-los-canteros.html

¿Cómo serían las manos de los canteros que labraron las piedras de las catedrales?

jueves, 10 de diciembre de 2015

El sol de la calle Sanz Pastor.



El sol camina hacia el solsticio. 

Se despide de la tarde y acaricia los magnolios.

El chico de los pantalones blancos toca un timbre. Cartero comercial. Nada.

Son las 17:20. 

Me gusta el sol de la calle Sanz Pastor. 

Sor Austringiliana sabe por qué.